iglesiaortodoxa@gmail.com
02 6 038 466

El adjetivo “ortodoxo” ha expresado en la historia de la Iglesia Cristiana el hecho de predicar la “recta doctrina” (del griego ortós: recto y doxa: doctrina). Este adjetivo lo asumieron las Iglesias que permanecieron fieles a la enseñanza cristológica del concilio de Calcedonia (451). Sabemos que esa enseñanza no fue recibida en su momento por todas las Iglesias de Oriente, generando rupturas en el mundo cristiano que aún perduran. Finalmente, en el segundo milenio, después de la ruptura de la comunión eclesiástica por causa de la decisión de Roma (1054) de separarse del Conjunto de Iglesias o comunidades primeras (Pentarquia), el adjetivo “ortodoxo” se ha aplicado en el común de las personas de manera exclusiva a las Iglesias orientales de rito bizantino, mientras que la Iglesia de Occidente o Romana, retuvo para sí el calificativo de “católica”. Sin embargo la Iglesia Ortodoxa es plenamente la única que puede ser calificada como Santa, Católica y Apostólica.

  • ¿Iglesia Ortodoxa o Iglesias ortodoxas?

    Para los católicos romanos, desde su propia visión de la Iglesia, o por lo que les han enseñado, es común saber que la Iglesia Ortodoxa es la única estructura organizada jurídicamente, “semejante” a la Iglesia católica romana. Por eso muchos dicen: “son lo mismo”.

    El Papa Juan Pablo II, declaró en su Carta Apostólica “Orientale Lumen” del 2 de mayo de 1995:

    “dado que creemos que la venerable y antigua tradición de las Iglesias Orientales forma parte integrante del patrimonio de la Iglesia de Cristo, la primera necesidad que tienen los católicos consiste en conocerla para poderse alimentar de ella y favorecer, cada uno en la medida de sus posibilidades, el proceso de la unidad.

    Nuestros hermanos orientales católicos tienen plena conciencia de ser, junto con los hermanos ortodoxos, los portadores vivos de esa tradición. Es necesario que también los hijos de la Iglesia católica de tradición latina puedan conocer con plenitud ese tesoro y sentir así, al igual que el Papa, el anhelo de que se restituya a la Iglesia y al mundo la plena manifestación de la catolicidad de la Iglesia, expresada no por una sola tradición, ni mucho menos por una comunidad contra la otra; y el anhelo de que también todos nosotros podamos gozar plenamente de ese patrimonio indiviso, y revelado por Dios, de la Iglesia universal que se conserva y crece tanto en la vida de las Iglesias de Oriente como en las de Occidente.”

    Sin embargo, y pese a los pedidos del Papa Juan Pablo II en Latinoamérica, no es así, e incluso sacerdotes y hasta obispos de la Iglesia Católica Romana, no conocen ni entienden a la Iglesia Ortodoxa, su hermana original, o quizás no desean que se sepa. Por esto, la primera definición importante para Ud que nos visita por Internet, es comprender que la Iglesia Ortodoxa, es cristiana, católica y apostólica, y que a diferencia de la Iglesia Católica Romana, tiene una eclesiologia (concepto sobre lo que debe ser la Iglesia) que difiere tanto en algunas cosas teológicas, como en administración, y en conceptos prácticos. En definitiva la Iglesia Ortodoxa, es la Iglesia fundada por Jesucristo, sin cambio, por ende es la ORIGINAL.

    Asi que, llamamos “Ortodoxia” a la plena comunión de varias Iglesias locales “autocéfalas”. ¿Qué significa esto? Que cada una de esas Iglesias puede resolver por sí misma todos sus asuntos internos, teniendo como base la propia autoridad, comprendida la capacidad jurídica de nombrar y remover a sus propios obispos, incluso a los Patriarcas. Por tanto la Iglesia Ortodoxa, no tiene un Papa, que sea el único administrador o gobernante de la Iglesia, sino que tiene un sistema colegiado, es decir Sinodal, donde todos los obispos son iguales, y eligen a uno, que solamente hace un papel de representante, de todos, pero no es el único administrador. El ámbito de jurisdicción de cada Iglesia se determina, en principio, territorialmente; suele hablarse del “territorio canónico” de una determinada Iglesia. Las relaciones entre las diferentes Iglesias autocéfalas se establecen por una precedencia de honor, que responde a razones sobre todo de tipo histórico. El primer lugar correspondía al Patriarcado ecuménico de Constantinopla, que conservaba un cierto privilegio de iniciativa para promover asuntos de interés común a toda la Ortodoxia,  lastimosamente después de su posición unilateral de imponer el calendario del Papa Gregorio de Roma, y poco a poco después de 1924, ha iniciado un camino pro ecumenista, con conceptos gravemente equivocos, por lo que ese privilegio de un cierto primado hoy no lo reconocen en el mismo grado y de manera indiscutida todas las Iglesias ortodoxas, por lo que no se debe pensar que el Patriarca ecuménico es una especie de “papa ortodoxo” al cual todos los ortodoxos le deben sujeción, esto es un error grave. Esa idea es totalmente contraria a la verdad original ortodoxa, y con tristeza se ven algunos sectores, interesados en crear esta imagen falsa.  En particular el mismo Patriarcado de Constantinopla.

  • ¿Cuáles son las Iglesias ortodoxas autocéfalas?

    Hoy se reconocen catorce Iglesias autocéfalas que viven en plena comunión de fe y de vida sacramental; el grupo más numeroso de Iglesias orientales. Si bien es difícil contar con cifras precisas, se pude decir que hay unos 300´000.000 de ortodoxos en el mundo. Los movimientos migratorios han contribuido a que esa presencia se haya extendido más allá de los territorios que han sido históricamente ortodoxos. Una presentación panorámica debería ayudarnos a identificar a cada una de estas Iglesias. Para esto es útil ordenarlas siguiendo un criterio histórico y, al mismo tiempo, señalando el reconocimiento del que gozan por parte de las demás Iglesias:

    I. Hay nueve Iglesias ortodoxas que tienen el estatuto de Patriarcados. Cuatro de ellos datan del primer milenio (Constantinopla, Alejandría, Antioquía y Jerusalén –Roma era parte de ellas hasta el cisma). Por razones históricas, sus respectivas jurisdicciones exceden los límites de un determinado país. Los restantes patriarcados han sido establecidos posteriormente, la mayoría de las veces como consecuencia de la creación de estados nacionales, sobre todo con ocasión del desmembramiento del Imperio turco. Los nueve patriarcados son:

    1) El Patriarcado ecuménico de Constantinopla, cuya jurisdicción comprende a los pocos fieles ortodoxos que aún viven en Turquía, además de Creta, el Dodecaneso y el Monte Athos. A partir de 1920, después de la caída del Imperio turco, el Patriarcado ha asumido en su jurisdicción algunos ortodoxos que viven en la diáspora –América del Norte y del Sur, Europa occidental y Australia-, pero, en la práctica, esa jurisdicción se ha hecho efectiva sólo sobre los emigrantes griegos (5.250.000 miembros). Lastimosamente algunas personas ignorantes de lo que es en realidad la Iglesia Ortodoxa, creen que solo los obispos presentes en la diáspora y que son miembros del Patriarcado Ecuménico son los “oficiales” de la Iglesia Ortodoxa, y eso es falso, sobretodo en las tierras descubiertas después del VII Concilio Ecuménico, volviéndose muchas veces obispos invasores de territorios que no les compete. Muchas Iglesias Ortodoxas no aceptan esta actuación anticanonica del Patriarcado de Constantinopla.

    2) El Patriarcado ortodoxo griego de Alejandría, con jurisdicción sobre los greco-ortodoxos de Egipto y toda África (500.000 miembros).

    3) El Patriarcado ortodoxo griego de Antioquía, con jurisdicción sobre los greco-ortodoxos (árabes) del Cercano Oriente y los sirios de la diáspora (4.320.000).

    4) El Patriarcado ortodoxo griego de Jerusalén, con fieles árabes y palestinos en los territorios de Israel y Jordania (400.000 miembros).

    5) El Patriarcado de Moscú, establecido en 1589 (suprimido en 1721 y restaurado en 1917), cuyo territorio canónico actual es Rusia y la mayoría de las repúblicas de la antigua Unión Soviética (164'000.000 de miembros). Lastimosamente quedo profundamente herido por el Comunismo que logró infiltrarse hasta dentro de su clero. Es considerada como una Iglesia Sergianista, es decir que sigue los pasos del Patriarca Sergio quien firmó un acuerdo con Stalin para lograr un apoyo del estado comunista para poder sobrevivir, pero esta simbiosis de Iglesia-Estado ha causado daños irreparables que la mayoria de ortodoxos no aceptan aunque sean una Iglesia poderosa.

    6) La Iglesia Ortodoxa Serbia, Patriarcado de Belgrado, autónoma desde 1870, declarada autocéfala en 1920 (8.000.000 de miembros).

    7) La Iglesia Ortodoxa Rumana, Patriarcado de Bucarest, autónoma desde 1856, autocéfala en 1925 (19.000.000 de miembros).

    8) La Iglesia Ortodoxa Búlgara, Patriarcado de Sofía, autónoma desde 1870, autocéfala en 1961 (8.000.000 de miembros).

    9) La Iglesia Ortodoxa de Georgia, autocéfala desde el 1053, fue incorporada a la Iglesia rusa en 1811 y recuperó su autocefalía en 1917 (5.000.000 de fieles).

    II. Hay otras cinco Iglesias autocéfalas, pero que no las preside un Patriarca sino un Arzobispo o un Metropolita. Estas son:

    10) La Iglesia de Chipre, autocéfala desde el Concilio de Éfeso, en el 431 (654.000 miembros).

    11) La Iglesia de Grecia, autocéfala desde 1833, que abarca solamente los territorios que formaron parte del reino de Grecia antes de 1882, permaneciendo los restantes territorios bajo la jurisdicción directa del Patriarcado de Constantinopla (10.000.000 de miembros).

    12) La Iglesia de Albania, autocéfala a partir de 1937, suprimida por el régimen comunista y reorganizada en 1992 (400.000 miembros).

    13) La Iglesia Ortodoxa de Polonia, autocéfala desde 1924 (600.000 miembros).

    14) La Iglesia Ortodoxa de la actual República Checa y de Eslovaquia, autocéfala desde 1923 (75.000 miembros).

    III. Además de estas catorce Iglesias, hay cinco Iglesias autónomas, que tienen un espacio dedecisión en lo referente a sus asuntos domésticos, bajo la dependencia de alguno de los patriarcados antes nombrados. En estos casos, el arzobispo es confirmado en su oficio por el Sínodo de la Iglesia madre. Estas Iglesias son:

    15) La Iglesia Ortodoxa de Finlandia, autónoma desde 1923 (61.000 miembros).

    16) La Iglesia Ortodoxa de Estonia, que ha obtenido recientemente su autonomía. Ambas bajo el Patriarcado de Constantinopla (20.000 miembros).

    17) La Iglesia del Monte Sinaí, autónoma desde 1571, bajo el Patriarcado de Jerusalén (900miembros).

    18) La Iglesia Ortodoxa de China, autónoma desde 1957, bajo el Patriarcado de Moscú, pero de la cual es difícil saber su situación actual.

    19) La Iglesia Ortodoxa de Japón, autónoma desde 1970, bajo el Patriarcado de Moscú (30.000 fieles).

    20) La Iglesia Ortodoxa en América –de origen ruso-, a la cual el Patriarcado de Moscú concedió laautocefalía en 1970 (1.000.000 de fieles).

    21) Iglesia Ortodoxa Rusa fuera de Rusia, una parte de esta Iglesia volvió a la comunión con el Patriarcado de Moscu, perdiendo su identidad original, pero otra no acepto tal paso eclesial y mantiene un Santo Sinodo con doctrina muy correcta. Es necesario señalar que el Patriarcado de Constantinopla no ha querido reconocer aún el estatuto que Moscú ha concedido a estas cuatro últimas Iglesias.

    IV. Hay Iglesias en una situación conflictiva más por causas políticas, existen en Ucrania tres Iglesias ortodoxas, con sus respectivas jerarquías:

    22) La Iglesia Ortodoxa de Ucrania, a la que el Patriarcado de Moscú concedió “independencia y autogobierno”, en 1990, bajo la dependencia del Patriarcado, de cuyo Santo Sínodo forma parte el metropolita de Kiev, actualmente Volodimyr (Sobodam).

    23) La Iglesia Ortodoxa Ucraniana Autocéfala, auto constituida en 1921 (suprimida por Stalin en 1930 y reorganizada en 1989). No tiene reconocimiento canónico ni de Constantinopla ni de Moscú

    24) La Iglesia Ortodoxa Ucraniana - Patriarcado de Kiev, establecida por el Metropolita Filaret de Kiev, quien era originalmente el Metropolita nombrado por el Patriarcado de Moscú, por declararse independiente fue penalizado por el Patriarcado de Moscú, en 1992, y cuya situación es considerada anti-canónica.

    V. Existen otras Iglesias Ortodoxas, que por razones de Eclesiologia o teología, se han declarado en un estado que se puede considerar independiente, pero que no dejan de ser Ortodoxas o legales y válidas, como hemos visto en la enumeración anterior la aprobación de Constantinopla o de Moscu, es solo conceder una especie de recomendación para que las otras Iglesias la consideren lista a una Iglesia para poder ser autosuficiente, a veces esta autonomía, o autocefalía no se ha concedido justamente porque hay intereses políticos, económicos, o étnicos, pero la concesión nada tiene que ver con la veracidad o no de un grupo eclesial. No les colocamos dentro de la numeración, sino con letras, en razón que son relativamente recientes, y muchas estan en proceso de establecimiento por diferentes causas. Su ordenamiento en esta lista no tiene ningún tipo de jerarquía o preeminencia unas de otras.

      • Iglesia ortodoxa turca, secesión del Patriarcado de Constantinopla en 1922 por una diferencia étnica.
      • Iglesia Ortodoxa griega de los verdaderos cristianos ortodoxos o vetero-calendarista, secesión de la Iglesia ortodoxa griega en 1924 por una diferencia eclesiológica y canónica. Rechaza y acusa a las Iglesias constituidas oficialmente como grupos de poder que se han sometido a herejías como el Ecumenismo, el Sergianismo y el nuevo calendarismo. Se puede considerar el grupo más puro de seguimiento de la Ortodoxia.
      • Iglesia ortodoxa ucraniana en América, originalmente una Iglesia que se desarrollo más en la diaspora y el exilio,  reconocida por Constantinopla en 1924, pero desde la situacion politica de Ucrania y las diviciones en ese territorio, no ha querido el Patriarcado de Constantinopla dar un reconocimiento público para no tener mas problemas, por una situación injusta politica.
    Iglesia ortodoxa rusa en exilio o ROCOR , secesión de la Iglesia ortodoxa rusa fuera deRusia en 2001, esencialmente contrarios a Moscú por causa de la dependencia de los poderes ex - soviéticos y políticos Rusos.
      • Iglesia ortodoxa autocéfala de Bielorrusia, secesión de la Iglesia ortodoxa Rusa en 1948. (no tiene ninguna relación con un grupo llamado Iglesia Bielorusa eslava, la cual no es reconocida como Iglesia Ortodoxa)
      • Iglesia ortodoxa autocéfala de Bielorrusia, secesión de la Iglesia ortodoxa Rusa en 1948. (no tiene ninguna relación con un grupo llamado Iglesia Bielorusa eslava, la cual no es reconocida como Iglesia Ortodoxa).
      • Iglesia ortodoxa de Portugal, secesión de la Iglesia ortodoxa polaca desde 2000.
      • Iglesia ortodoxa montenegrina, autoproclamada en 1993.
      • Iglesia ortodoxa macedonia, autoproclamada en 1967.
      • Iglesia ortodoxa africana, autoproclamada en los EE.UU. en 1919.
  • Elementos que unifican a las Iglesias ortodoxas

    ¿Cómo Iglesias autocéfalas, sin una instancia central de gobierno (una especie de papado romano), han conservado plena comunión entre sí durante dos milenios?

    Es una pregunta que se hacen algunos católicos romanos, habituados a una Iglesia universal, conun sistema cuasi-monárquico que ha encontrado el modo de expresar esa realidad también de manera jurídica. Esa comunión y total unidad ha sido posible por la Iglesia Ortodoxa gracias al reconocimiento de ciertos elementos que expresan la unidad teológica y eclesial de toda la

    Ortodoxia. Esos elementos son:

    a. La unidad en la fe apostólica, que se manifiesta en la aceptación unánime de los mismosdogmas y las mismas doctrinas, tal como se desprenden de:

    1) las decisiones tomadas por los Apóstoles y los obispos en el concilio de Jerusalén (Hech 16,4);

    2) La profesión unánime y sin cambios del Credo Niceno-constantinopolitano;

    3) Las definiciones dogmáticas de los siete concilios ecuménicos;

    4) Los textos dogmáticos de los nueve concilios locales; y

    5) Los textos de los Sínodos de Constantinopla de 861, 879, 1314 y 1351 -estos últimos sobre la doctrina de San Gregorio Palamas acerca de las energías divinas-. Estas referencias comunes permiten conservar la unidad en la Tradición que, junto a la Sagrada Escritura, es fuente de la Revelación. Esa Tradición se verifica y encuentra en la Iglesia una y verdadera, y constituye uno de los criterios externos y manifiestos de la unidad de la Iglesia.

    b. La unidad en los mismos misterios celebrados o sacramentos, especialmente la Eucaristía, en un mismo espíritu y con los mismos rituales, que expresa la adoración de la Santísima Trinidad por la toda Iglesia. En este sentido, la liturgia también conserva a la Iglesia en la verdadera tradición. No ha sido cambiada la forma de celebrar desde el siglo IV con San Juan Crisóstomo, eso garantizó una permanencia en una sola verdad.

    c. Por último, como en la Ortodoxia no hay pronunciamientos de instancias magisteriales, la eclesiología ortodoxa confía en el sentir común de las Iglesias y de los fieles. Se puede hablar de una unidad de conciencia, de criterio o, en un sentido más amplio, de aprehensión de lo que es el espíritu ortodoxo. Esto se manifiesta en el momento de expresar y exponer la fe ortodoxa y, además, por la percepción, reconocimiento o el rechazo de todo aquello que no es ortodoxo. Si algo no es ortodoxo, simplemente es rechazado por todos.

    Los elementos que preservan la unidad han favorecido el desarrollo de una definida y  rica tradición en los ámbitos de la teología, la espiritualidad y la liturgia, que es un claro signo de que estas Iglesias han conservado continuidad directa, histórica y doctrinal, con la Iglesia apostólica o de los origenes del cristianismo. De hecho el origen histórico de algunas de esas Iglesias se remonta a los mismos Apóstoles. La Iglesia católica romana las reconoce como verdaderas Iglesias, ya que por la celebración de la única Eucaristía del Señor, en ellas se edifica y crece la Iglesia de Dios (cf. UR15). Las relaciones recreadas a partir del Concilio Vaticano II, junto al levantamiento de las excomuniones recíprocas entre Roma y Constantinopla (1965), han permitido que Pablo VI calificara a estas Iglesias como “hermanas” de la Iglesia de Roma. En esta base se funda la esperanza de llegar a una plena comunión, que permita a la Iglesia respirar con sus “dos pulmones” como dijo Juan Pablo II.

    Al contrario, es actualmente la Iglesia Ortodoxa, que ve con cierta desconfianza la situación actual de la Iglesia Católica Romana y en su mayoría los ortodoxos consideran que la Iglesia de Roma seha alejado del auténtico culto espiritual y la verdadera doctrina eclesial y teológica.