iglesiaortodoxa@gmail.com
02 6 038 466

El apóstol Andrés fue natural de Betsaida (Galilea), la parte norte de la Tierra Santa , que era muy fértil y pintoresca. Sus habitantes eran bondadosos y hospitalarios. Los galileos tenían buenas relaciones con los griegos, — que eran la mayoría de la población. Muchos hablaban el griego y hasta tenían nombres griegos. El nombre Andrés significa, varonil en el griego. Cuando Juan Bautista empezó a predicar sobre el río Jordán, Andrés conjuntamente con Juan Evangelista (eran de la misma ciudad Betsaida) siguieron al profeta esperando encontrar la contestación a sus preguntas espirituales. Muchos empezaron a pensar que probablemente Juan Bautista sea el esperado Mesías. Pero el explicaba a la gente que él no era Mesías y que fue enviado para preparar el camino al Mesías. En este tiempo el Señor Jesús Cristo vino al río Jordán para que Juan Bautista lo bautice y éste indicando al Señor dijo a sus discípulos: "He aquí el Cordero de Dios, quien toma sobre Sí los pecados del mundo." Escuchando esto Andrés y Juan siguieron a Jesús Cristo. El Señor viendo a ellos pregunto: "¿A quién buscáis?” Ellos contestaron: “¿Rabino (Maestro) dónde moráis?” “Venid y lo veréis,” respondió Jesús. Y a partir de este momento ellos se convirtieron en sus discípulos. En el mismo día el apóstol Andrés fue a lo de su hermano Simón — Pedro, y le dijo: “Encontramos al Mesías” Así Pedro se hizo el discípulo de Jesús.

Sin embargo ellos no empezaron su apostolado enseguida. Sabemos del Evangelio que los hermanos Andrés y Simón — Pedro y los hermanos Juan y Jacobo tuvieron que regresar por un tiempo con sus familias y hacer el mismo trabajo que hacían antes — ser pescadores. Unos meses después el Señor los encontró pescando en el mar de Galilea y les dijo: “venid en pos de Mí, que Yo os haré pescadores de hombres.”Entonces ellos dejaron sus botes y redes para pescar y a partir de aquel día se hicieron permanentes discípulos de Cristo. Andrés, quien fue el primero en seguir al Señor, se llama “el primer llamado.” El estaba con Cristo durante todo el tiempo que El estuvo predicando. Después de la Resurrección del Señor, el apóstol Andrés, conjuntamente con otros discípulos, tuvo el privilegio de verlo y estaba presente sobre el monte de los Olivos cuando el Señor los bendijo mientras ascendía al Cielo. Después de la descensión del Espíritu Santo, los apóstoles hicieron un sorteo para saber a que país debe ir cada uno para predicar el Evangelio. A San Andrés le correspondieron los países que se encontraban sobre las costas del Mar Negro, la parte norte de la península Balcánica y Escitia, la tierra donde mas tarde se formó Rusia. De acuerdo a la leyenda, el apóstol Andrés predicaba sobre la península Táuride, después sobre el río Dniepr subió al norte y llegó así al lugar donde más tarde se fundó la ciudad de Kiev. “Créanme — dijo el apóstol a sus discípulos — que sobre estos montes brillará la Gracia Divina: una gran ciudad se edificará, el Señor iluminará a esta tierra con el Santo Bautismo y se edificarán muchas iglesias.” Después el apóstol Andrés bendijo a los montes de Kiev y colocó sobre un monte la cruz que presagiaba la cristianización de los futuros habitantes de Rusia.

Después de su regreso a Grecia, el apóstol Andrés se quedó en la ciudad de Patrás, ubicada en el Golfo de Patrás. Aquí curaba a la gente poniendo sus manos sobre ellos. Entre ellos a la noble Maximilla, quien con todo su corazón se hizo cristiana y fue discípula del apóstol. Muchos habitantes de Patrás se hicieron cristianes. El procónsul de Patrás Egea se enfureció por esto con el apóstol y lo condenó a morir crucificado, quien sin asustarse reveló en una prédica inspirada delante de la gente la fuerza espiritual y el significado de los sufrimientos del crucificado Salvador.

El procónsul Egea no creyó en la prédica del apóstol, diciendo que su enseñanza eran una locura. Después el ordenó crucificar al apóstol de tal modo que el sufra más. A San Andrés lo ataron a la cruz en forma de la letra X, sin clavarle clavos en sus manos y pies para que la muerte sea más lenta. La injusta condena hizo que el pueblo se indigne, pero la condena se cumplió. Colgado de la cruz el apóstol Andrés rezaba sin parar. Antes de que su alma salga del cuerpo, la luz celestial ilumino la cruz y en su brillo el apóstol se fue al Eterno Reino Divino. El martirio del apóstol Andrés fue alrededor del año 62, después del Nacimiento de Cristo.

La iglesia rusa que fue cristianizada por los obispos Bizantinos, sucesores del apóstol Andrés, también se considera su sucesora. Por esto el recuerdo del apóstol Andrés se veneraba tanto en Rusia, antes de la revolución. El emperador Pedro I creó en honor al apóstol Andrés la primera y más alta distinción que se otorgaba como recompensa a altos funcionarios del estado. Desde el tiempo del emperador Pedro I la flota rusa hizo su estandarte sobre el fondo blanco la cruz celeste en forma de X. Con este estandarte los rusos ganaron muchas batallas.

VOLVER AL CALENDARIO