iglesiaortodoxa@gmail.com
02 6 038 466

La mártir Vasilisa nació en Nicomidia a fines del tercer siglo. Falleció por la fe en Cristo en el 309 teniendo solo 9 años Cuando trajeron a la beata Vasilisa para interrogarla ante el gobernador Alejandro, sin temor, le declaró que cree en Jesucristo, como Hijo de Dios y Salvador de almas. Alejandro comenzó con cariño a convencerla de que renunciara de su fe e idolatrara a los ídolos, pero Vasilisa contestó alabando a Dios y con firmeza dijo que permanecerá cristiana. Se asombraban de las respuestas sabias y seguras de la adolescente. Entonces el gobernador se enfureció y ordenó azotar a Vasilisa, esperanzado que con ello iba a renegar de la fe. Durante su martirio la adolescente permanentemente alababa a Dios y el gobernador se enfurecía cada vez más y más y aumentaba los castigos. Luego colgaron a la joven creyente sobre una fogata y lentamente la cocinaron lanzándola a una estufa incandescente, arrojándola más tarde a los animales salvajes para que la devoraran. Pero, protegida por Dios, santa Vasilisa permanecía sin ser dañada. Claros signos de fuerza Divina hicieron razonar al gobernador. Comprendió que Dios en quien cree Vasilisa es Todopoderoso y exclamó: "Esto es obra de Dios!” Postrándose ante los pies de la joven comenzó a pedirle: “Por el Dios del Cielo perdóname, por el mal que hice."Reza por mí a tu Dios pues de ahora en adelante yo también creo en tu Dios." La santa mártir se alegró y agradeció a Dios por la conversión a la fe del obstinado idólatra. Luego llamaron al obispo quién enseñó a Alejandro la verdadera fe cristiana. Alejandro se bautizó y comenzó una vida benévola según el cristianismo. La santa Vasilisa, pronto después de la conversión del gobernador, falleció.

Tropario: La sierva Tuya Vasilisa Te llama con voz de alabanza, Tú mi prometido amado, buscándote me martirizo y me crucifico, y me sumerjo en Tu bautizo, y sufro por Ti, pues reino en Ti y muero por Ti, y vivo Contigo, pero como sacrificio, casta tómame, con amor me ofrezco a Ti, con Tus oraciones, benevolente, salva nuestras almas.

VOLVER AL CALENDARIO