iglesiaortodoxa@gmail.com
02 6 038 466

Tomado del Prólogo de Ohrid, por san Nicolás Velimirović

Nacido en el 316 d. C. en Panonia, en el pueblo de Sabaria, era hijo de padres paganos. Su padre era un oficial romano, y el joven Martín fue por lo tanto ingresado en el ejército en contra de su voluntad. Él ya era, empero, un catecúmeno de la Iglesia cristiana, la cual él amaba con todo su corazón desde su niñez. Viajando un invierno al pueblo de Amiens junto a sus compañeros, vio a un mendigo casi desnudo y congelándose del frío freente a las puertas de la ciudad. Martín se afligió, y separándose de sus compañeros, se quitó su capa de soldado y la corto en dos con su sable. Entonces dio una mitad al mendigo, se cubrió con la otra, y siguió su camino. Esa misma noche, el Señor Jesús se le apareció en un sueño, vestido con la otra mitad de su capa, y dijo a sus ángeles: «¡Martín es sólo un catecúmeno, y he aquí que me cubre con su vestidura!» Dejando el ejército de inmediato, fue bautizado y bautizó a su madre. Después de esto, se hizo monje en la diócesis de san Hilario de Poitiers, y pasó su vida en verdadero ascetismo. Tenía una inusual mansedumbre, y por esto Dios le dio abundantes dones de obrar milagros, tantos que incluso podía levantar a los muertos y echar espíritus malignos. Fue hecho obispo de Tours en contra de su voluntad.

Después de abundantes trabajos en la viña del Señor, y de una fuerte lucha contra los paganos y los herejes arrianos, san Martín entregó su santa alma en las manos del Señor en el 397.

VOLVER AL CALENDARIO