iglesiaortodoxa@gmail.com
02 6 038 466

San Nikita era guerrero gótico y vivía en la parte oeste del Danubio entre los limites de Rumania, a mediados del siglo IV. Lo convirtió al cristianismo y bautizó el obispo Teófilo, conocido colonizador de los galos y actor del 1er. Concilio Ecuménico en el 325. En aquellos tiempos entre los godos comenzó una guerra civil. A la cabeza de uno de los bandos enemigos estaba el príncipe Afanarix, gran idólatra y enemigo de los cristianos. En el otro bando estaba Friguent. En el encuentro de los ejércitos venció Afanarix y Friguent tuvo que huir a Bizancio. Pronto Friguent regresó a la patria, con nuevas fuerzas en su ejército, dadas por el emperador Valent (364-378). Como otrora Constantino el Grande, Friguent mandó hacer sobre las banderas de su ejército representaciones de la santa Cruz. Comenzó otra batalla sangrienta venciendo esta vez Friguent Afanarix con un pequeño grupo de adeptos retrocedieron..

Después de la victoria de Friguent, para el cristianismo vinieron tiempos buenos. El sucesor del obispo Teófilo, el hierarca Urfil (o Ulfilla, 311-383), creó, el alfabeto gótico y tradujo del griego al gótico muchos libros sacros. San Nikita con sus sermones y con su vida devota colaboró mucho para el afianzamiento de la fe cristiana entre los godos. Pasados unos 40 años Afanarix con su numeroso ejército regresó a su patria y comenzaron las guerras entre ellos. Vencido Friguent, Afanarix comenzó una sangrienta persecución contra los cristianos.Nikita fue el guía espiritual de los godos-cristianos, acusó a Afanarix como falto de Dios e inhumano. El llamaba a los creyentes a permanecer duros en su fe y no tener miedo al martirio. Pronto Nikita fue agarrado e inhumanamente martirizado. Lo arrojaron al fuego y murió el 15 septiembre del año 372.Un amigo suyo de noche encontró sus santos despojos y los llevó a Kilikio. A partir de ese momento sus restos mortales comenzaron a hacer milagros y curaciones. Una partecita de sus despojos se encontraba en el monasterio de "Altas Dechany" en Serbia.

Tropario: La cruz del Señor, como arma celoso adquirí, y para luchar contra los enemigos la utilicé, y por Cristo sufrí, entre fuegos tu alma santa al Señor entregué: dando dones de sanación por Él, beato Nikita, Ruega a Jesucristo, salve nuestras almas.

VOLVER AL CALENDARIO