iglesiaortodoxa@gmail.com
02 6 038 466

Santa Angélica fue la hija del famoso héroe Albanés Scanderbeg-Jorge Castriota (años 1414-1467). Ella se casó con el soberano Serbio, San Esteban, hijo del príncipe Jorge Brancovich. En aquella época, Serbia ya se encontraba bajo el dominio turco. Santos Esteban y Angélica tuvieron que soportar muchas amarguras y después un humillante exilio en Italia. Durante estas difíciles pruebas, los santos esposos educaron a sus dos hijos, arzobispo Máximo y San Juan — último soberano de Serbia (desde el año 1493) antes de su larga dominación turca en devoción y superación espiritual.

Al fallecer su esposo, Santa Angélica tomo el hábito y fue conocida por sus esfuerzos espirituales y su beneficencia. Se preocupaba especialmente por los monasterios serbios y rusos. Como ya no tenía posibilidades de ayudar a los monasterios, ella escribió una conmovedora misiva al Gran Duque de Moscú Basilio III: "Nuestro estado está decayendo y tu estado se está elevando, toma a tu cargo nuestra preocupación por las santas iglesias y monasterios, que fueron hechos por los antepasados tuyos y míos." Con los recursos que el Gran Duque Basilio III donó, Santa Angélica edificó Laura de Krushedolie, donde fueron inhumadas sus perdurables reliquias y también las perdurables reliquias de su esposo, San Esteban y de sus dos santos hijos — arzobispo Máximo y el príncipe Juan. Los dos han defendido a su patria Serbia de los infieles turcos. Durante la dominación turca, el pueblo serbio rezaba a ellos para que les ayuden a liberarse de los conquistadores. Hasta los infieles se curaban invocando el nombre de ellos y se asombraban de la grandeza de la fe cristiana. Conjuntamente con Santa Miliza, Santa Angélica es la más amada y venerada entre todos los santos de Serbia. El pueblo la llama "maica" (madre) Angélica.

VOLVER AL CALENDARIO